He observado por
minutos continuos
la puerta de mi habitación
entre abierta
y en el fondo una ventana donde
un rayo de sol
ilumina mi rostro
necesitado de tus besos.

Insaciable.

Por mi mente pasa aquella vez
en la que te fuiste y mirando hacia mí dijiste sin compasión
“me voy.”

-Creo que ese el motivo
por el cuál, estoy escribiendo.-

Hay veces que no entiendo
lo que quieres decir,
otras que lo que dices
me mantiene recostada
poco más alto del cielo.

<>

y llegas sin permiso
entras en mi vida
en mi mente
entre mis piernas
y mis noches en vela
que exaltadas gritan tu nombre.

Aire frío que golpea
sin altruismo a mi
ausencia de tu
presencia.

Podía mirarte
mil veces por segundo
y seguir pensando que
tu belleza es tal
como aquella
estrella fugaz que
siempre busco mirar
antes de soñar.

<>

Salí a caminar
y ahora el sol
me ilumina por completo
me grita con ansía
que tu voz penetrante
me ha degollado,
como un asesino en serie
tu voz me ha
descuartizado
El Alma.

Sin prisa alguna
voy deseando y recordando
las letales caricias de
tus manos
que fundían mi piel
para saciar tus deseos.

<>

Creo conveniente el vacío que produces en mí.

Este lugar lleno de
la primera vez que
te vi partir.

Y sigue retumbando en mi cabeza… <>

image

Anuncios